La Quinta de Mahler Beckmesser Revista El arte de la fuga
Publicado el: Mie, 1 Mar, 2017

17 + 5 = Mahler

Compartir
Etiquetas

RAFAEL GARCÍA MÁRQUEZ /Ya había escuchado este disco cuando, en un reciente concierto en Madrid, tuve la curiosidad de contar el número de músicos de las secciones de percusión y viento metal que se disponían a interpretar una 1ª de Mahler. Eran 17, igual que son 17 los músicos que componen el Natalia Ensemble que ha grabado este arreglo de la Quinta Sinfonía de Mahler.

El Natalia Ensemble es un grupo de músicos que se conocen en la Gustav Mahler Jugend- Orchester y deciden prolongar su experiencia reuniéndose varias veces al año desde sus orquestas y conservatorios. Se declaran enamorados de Mahler y de su lenguaje. Ya han interpretado con anterioridad la 4ª de Mahler (algo más habitual en formato camerístico), y se han atrevido ahora con un arreglo propio de la 5ª. No se trata de una reducción, sino de un arreglo realizado en equipo por el ensemble para quinteto de cuerda, quinteto de viento, trompeta, 3 percusionistas, arpa, armonio y piano.

La grabación se beneficia de la claridad y la transparencia del conjunto reducido de músicos, pero ambas serían imposibles si no estuvieran acompañadas por unos músicos comprometidos con la partitura, que aportan un sonido que nunca suena delgado o falto de músculo. Es una versión de cámara, pero en ningún momento una versión desnuda o ausente de pulso y emoción.

La llamada del destino nos mete de lleno en el primer movimiento y enseguida nos damos cuenta de que estamos ante una versión de categoría, El respeto al espíritu de la partitura original en acentos, dinámicas y color están presentes con una voz propia. Después de un inicio vibrante del tormentoso segundo movimiento, cuando clarea esa tormenta en el Langsam, el fraseo del chelo es bellísimo y realmente canta el tema. El Scherzo es más ligero en tiempo de lo que estamos acostumbrados a oír en muchas grabaciones, aunque sin desvirtuar los momentos en que la trompa nos pide detenernos y escuchar a la naturaleza. Se resuelve airosamente en el arreglo también la mayor densidad instrumental que va adquiriendo el movimiento a medida que se aproxima a la coda.

Natalia Ensemble no cae en la “trampa” de hacer del Adagietto, esa más que posible carta de amor a Alma, algo lento y pesante. Tampoco se recrean en la melancolía de este movimiento, quizá el más propicio para esta aproximación camerística, sino que hay triunfo y luminosidad del sonido que respira con amplitud. El Rondó-Finale, con su juego de fugas y contrapuntos, está resuelto con brillantez hasta llegar a su climax en la coda, tanto en la interpretación como en la dificultad del arreglo.

La calidad de sonido de esta grabación de Cobra Records es notable. Clara y además con una riqueza en los graves que agradecen la percusión y el sonido de la cuerda. El trabajo del ingeniero de sonido Tom Peeters para que cada sutileza del arreglo llegue a nosotros es digno de mención.

Estamos ante una versión llena de la intensidad y lirismo que requiere la obra, con una interpretación sobresaliente. 17 músicos y una 5ª suman en este Mahler y ya estoy deseando saber qué otros proyectos discográficos afrontará este ensemble.

Dejar un comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>