La Quinta de Mahler Beckmesser Revista El arte de la fuga
Publicado el: Mie, 1 Feb, 2017

Autopsia de una brújula

Compartir
Etiquetas

JOSÉ ANTONIO TELLO SÁENZ/ Es signo de inteligencia acercarse a la verdad, como lo es huir a las antípodas de la misma sin perder su norte… Mientras el compositor Mauricio Sotelo inventariaba las entrañas de Liszt y su Sonata para piano para fecundar su Ancora un Segreto, surge un encuentro con Alfred Brendel. Pocos como él habían entendido la obra, con sus libertades conceptuales pero con fidelidad técnica a la partitura, y pocos como él han sabido ofrecerla desde el piano y ahora también desde la palabra.

La Sonata como aguja imantada flotando sobre el aceite de su música absoluta, al norte Brendel y caminando desde el sur el alma libre de Sotelo hacia la conciliación poética. Es verdad que a priori se resiste como trabajo compacto y coherente en lo artístico, por esa apariencia de disco más allá de la música con un cierto riesgo a sobrevolarla, tal vez responsabilidad de sus dos principales escaparates. Por un lado el tributo abierto de Sotelo a Brendel, que apenas es efectivo desde lo personal, y por otro la lectura del pianista en torno a la Sonata de Liszt (traducida al español en las notas) que fagocita una tercera parte del CD time con música tácita. Pero tras estas primeras orientaciones demasiado urgentes, aparece con mayor claridad el punto de inspiración que supone la Sonata y que da fuerza a este proyecto, tan acertado que podría servirse de otros posibles triunviratos, otros intérpretes y otros re-visionarios.

De Brendel podríamos decir que ha tocado como Liszt, al menos al propio Liszt, huyendo de afectaciones y ensalzando los matices, aquello mismo que relató Borodin del maestro húngaro. Esto es especialmente cierto en su grabación de la Sonata para Vox en 1958, la elegida para este disco. Claridad didáctica, no exenta de esa practicidad del virtuoso que ha superado la obra, a distancia de otros intérpretes más abandonados en brazos de la musa romántica. De Ancora un Segreto me atrevo a decir que es aquí el plato fuerte. Sotelo se posa sobre las luces temáticas de la Sonata y transmuta su herencia sin tiempo en un diálogo moderno, hábil y trabajado en profundidad, resultando en una sublime nueva sonata (más virtuosa si cabe, como asegura el propio Brendel) en manos del gran pianista Juan Carlos Garvayo.

IBS 102016

Dejar un comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>