La Quinta de Mahler Beckmesser Revista El arte de la fuga
Publicado el: Mar, 14 Mar, 2017

Cinco trayectorias con talento. Musika Música (III)

Compartir
Etiquetas

BLANCA GUTIÉRREZ / Algunos de los músicos que acudieron a la pasada edición de Musika Música, además de contarnos su experiencia en el Festival,  nos informaron sobre el momento que atraviesan sus carreras, sus actuales repertorios y proyectos futuros:

 

JORGE ROBAINA Y MARTA INFANTE

Sorprende encontrar una cantante española que se atreve con las canciones de Dvorak en su idioma original, el checo, tal y como hace Marta Infante. La sorpresa se desvanece cuando nos explica que pasó 8 años de su juventud en Ostrava, una ciudad cercana a la frontera con Polonia. ‘Soy prácticamente bilingüe’.

‘Pero no deja de tener gran mérito el estudiar este repertorio, y saber cantar palabras con seis consonantes y una vocal’, Jorge Robaina sale rápido en defensa de su compañera musical, ‘porque, además, cada idioma tiene una manera de decir las cosas, y hay que entenderlo para expresarlo bien. Y cuando la obra habla de la primavera y de la campiña, saber lo que significa para quienes viven allí. Se puede tocar muy bien y trasmitir la emoción necesaria, pero hay mucha más información extra que no aparece en una partitura…’

Pareja profesional desde 2000, tienen siempre muchos proyectos entre manos. Acaban de grabar un disco con el repertorio bohemio que han presentado en Bilbao, aunque todavía no saben cuándo saldrá al mercado; visitan regularmente la república checa y tienen entre manos programas como uno dedicado a Granados. Comenta Robaina: ‘Trabajamos juntos horas y horas. Tenemos un carácter afín, valoramos de la misma manera el trabajo, la propia exigencia, la fidelidad a la partitura’.

Para ambos, el trabajo de cámara les permite mejorar como músicos. ‘Es el trabajo supremo, me aporta una seguridad que no logro en otro repertorio’, según Infante. ‘Para mí es el constante aprender: el piano no respira, y con Marta me fijo en el fraseo y la libertad del cantante e intento buscar eso mismo cuando toco sólo mi instrumento’, añade Robaina.

 

CUARTETO CASALS

El Casals cumple este año 20 años tocando juntos bajo ese nombre, y lo celebran entre otras cosas, embarcándose en un proyecto Beethoven, con el que a partir de este verano van a tocar en diversos escenarios la integral de sus cuartetos, y comenzar a grabarlo con su discográfica habitual, Harmonia Mundi.

El cuarteto se caracteriza por su capacidad para adaptarse a muy distintos repertorios: ‘Intentamos siempre adaptar el estilo al sonido de cada compositor. Cuando tocamos Mozart y Beethoven, cambiamos los arcos, para acercarnos más al estilo. Si se trata de Dvorak, como hemos hecho estos días en Bilbao, buscamos reforzar los elementos descriptivos que tiene, su estilo, que es más ornamental; se trata de una música muy fresca, lo que no quiere decir sencilla’. Los dos violines, Vera Martinez y Abel Tomás, intercambian en ocasiones el rol de primer violín, según el repertorio y el estilo: ‘Somos dos cuartetos en uno’, afirma Martínez.

Muy comprometidos con su carrera, eligen siempre tocar obras y compositores que les convenzan mucho, porque, aseguran, esa es la manera de llegar a cualquier tipo de público. ‘Tenemos más afinidades con unos compositores que con otros, y hay obras que directamente evitamos’.

Aunque hasta ahora como conjunto no habían transitado demasiado por el camino de la música de vanguardia, 2017 está para ellos lleno de estrenos. Lo explica Jonathan Brown, el viola del cuarteto:

‘Esta primavera tenemos el estreno de dos obras de F. Coll, una de ellas en Madrid con la OCNE, y la otra en la SMR de Cuenca. Y además, en torno a la integral de los cuartetos de Beethoven en la que comenzamos a trabajar, hemos encargado 6 obras a 6 compositores, comentarios breves de 8-10 minutos de música a algunos de los cuartetos; unos compositores han elegido glosar un fragmento de Beethoven, otros desarrollar un concepto en concreto. Los compositores saben entre qué obra y qué obra va la suya’.

Con proyectos propios independientes del cuarteto, los cuatro coinciden en desarrollar una faceta pedagógica, en diversos conservatorios y escuelas de música internacionales:

‘Siempre se aprende mucho de dar clase, incluso de los alumnos con menos talento. Es un intercambio de información y debes esforzarte en hacérsela llegar’, explica Abel Tomás. Brown matiza: ‘Nosotros cometemos los mismos errores que lo alumnos en un grado más pequeño; al identificar los suyos, aprendemos también sobre los nuestros’.

 

NATALIA ENSEMBLE

Como hubiera sido imposible mantener una conversación con los 17 integrantes del Natalia Ensemble, Irene Alfageme, la pianista del grupo, ejerció de portavoz oficiosa:

‘Nos llamamos Natalia Ensemble por el nombre de una guitarra que se compró el contrabajo del grupo, y en torno a la cual comenzamos a trabajar nuestros arreglos’.

La dinámica de trabajo del grupo es sencilla pero exigente: ‘Los arreglos iniciales los hacen André Cebrián y José Andrés Reyes; después pasan al laboratorio Natalia, donde estamos todos y testamos cómo funcionan, creando las texturas necesarias.’

El grupo no tiene director, el concepto del Natalia es de grupo de cámara. ‘Escuchamos muchísimo, reaccionamos cuando es necesario, y al mezclar la cámara con la orquesta, surge la bomba Natalia’. Alfageme reconoce que los ensayos sin director son más lentos, pero que luego el concierto es mágico.

Su relación con la música de Mahler (de quien han tocado en Bilbao dos sinfonías, y cuya 5ª han grabado en su primer disco), es de total enamoramiento. ‘La primera vez que tocamos en público juntos, la 4ª de Mahler, terminamos todos con lágrimas en los ojos’.

Pero entre sus nuevos proyectos se encuentran programas más pequeños, con sinfonías de salón de Beethoven y Arriaga, en formación de noneto, ya que, según exigencias de la obra, el Ensemble es variable. ‘La idea del noneto es poder limpiar sonido y buscar otros lenguajes para mejorar’.

 

ASIER POLO

Cellista que no necesita presentación, toca en la actualidad un Ruggieri cedido a perpetuidad gracias a un acuerdo con el Banco de Santander.

‘Es una lucha personal que mantengo, para que los músicos jóvenes puedan tener buenos instrumentos mediante acuerdos con fundaciones, etc, como en el extranjero. Para los intérpretes es una carta de presentación: si tienes un instrumento así es porque tienes el nivel para tocarlo, y eso es importante, por ejemplo en los concursos’.

Proveniente de una familia sin tradición musical, comenzó a tocar el cello con 11 años. Ahora, como profesor, se esfuerza, no por crear niños prodigio, sino sólidos profesionales de 30 años; considera que los años, el tiempo, es necesario para entender las cosas con madurez.

Conocido desde los inicios de su carrera concertística y discográfica por apoyar la creación contemporánea española y la recuperación del patrimonio musical, a partir de 2017 se va a centrar en grabar el gran repertorio de su instrumento: ‘Creo que ha llegado el momento, ahora me veo con autoridad para abordarlo; si lo hubiera hecho antes no hubiera estado seguro del resultado’. El primero de estos discos es un recital acompañado por Marta Zabaleta al piano donde aborda la Sonata Op. 19 en Sol menor de Sergei Rachmaninov y la Sonata en La menor de César Frank, junto a dos obras de Glazunov y Ravel.

‘Llevo muchos años trabajando con Marta Zabaleta, pero no tengo tiempo para tocar música de cámara de manera estable, aunque es maravilloso, sobre todo cuando lo haces con músicos que son mejores que tú, porque creces como intérprete’.

Ya hemos mencionado su apoyo a la creación contemporánea: ‘Antes me llamaban los compositores, ahora creo que puedo llamarles yo para pedirles obras’. ‘La música actual es complicada, no el tocarlas según su estética, sino por la dificultad de saber interpretarla. A veces somos muy rígidos al hacerlas, cuando realmente el compositor suele ser mucho más flexible con sus ideas’.

 

TRÍO ARBÓS

‘Hemos aprovechado la oportunidad que nos ha brindado esta invitación a Musika Música para preparar el trío nº 3 de Dvorak, una obra que teníamos pendiente desde hace tiempo y que es maravillosa. Para tocar a Dvorak, hay que tener muy buena cabeza y ser muy analítico, un intérprete se puede perder en su música; requiere mucho trabajo’.

Entre los nuevos proyectos del Trío, la grabación del trío de Granados, junto con el de Malats, manteniéndose fieles a su filosofía de recuperación de patrimonio. ‘Ante la duda de si lo que recuperamos es una música de verdadera importancia, la grabamos, porque nos parece un servicio a la cultura’. ‘En ocasiones se han mantenido consignas sobre la calidad de algunos compositores que han perdurado a lo largo de los años, cuando en realidad, la gente no ha escuchado la música de quienes rechazan. En España no se ha escuchado y luego apartado, como en otros países, sino que no se ha escuchado nunca, y aun así, se desprecia’.

Pero lo que mantendrá ocupado al Trío Arbós durante los próximos meses es un  proyecto patrocinado por la Fundación Siemens: el encargo a siete compositores internacionales de siete obras inspiradas en el flamenco. Crearán un concierto de unos 80 minutos de duración en el que se podrán escuchar las piezas de creación contemporánea intercaladas con cante flamenco, donde el acompañamiento de guitarra flamenca será sustituido por arreglos para trío.

‘Buscábamos una reflexión sobre la ruptura que sufrió la música española en relación con la influencia de la música popular, sobre todo el flamenco, pasado Falla. Cuando les planteamos la propuesta, descubrimos que los compositores actuales estaban deseando  trabajar sobre ella, aunque sea, como en el caso de alguno de ellos, para negarlo. Otros lo adoran, y se pusieron manos a la obra rápidamente’.

Este proyecto se estrenará en Madrid en octubre, y está previsto en otras ciudades españolas. Pero antes de eso, esta primavera el Trío Arbós viajará a Indonesia para llevar a cabo una serie de conciertos.

Dejar un comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>