La Quinta de Mahler Beckmesser Revista El arte de la fuga
Publicado el: Mar, 6 Ene, 2015

Constantino Juri, una vida de ópera

Compartir
Etiquetas

constantino-yuri

NICOLÁS ISASI /

Regié argentino nacido en Mórrison (Córdoba), descendiente de griegos, y radicado actualmente en España desde hace algunas décadas, Constantino Juri estudió dirección teatral en la Academia Nacional de Arte Dramático Silvio D´Amico y dirección escénica de ópera en la Academia Nacional de Música Santa Cecilia de Roma. Debutó en el Teatro Colón con La Serva Padrona de Pergolesi en 1967 y desde allí no paró de crecer. Trabajó en un centenar de obras en teatros como el Sodre y Solís (Uruguay), Municipal de Santiago (Chile), Municipal de San Pablo y Municipal de Río de Janeiro (Brasil), en el Bellas Artes de México, y en España en los teatros de ópera de las ciudades de Oviedo, Bilbao, Málaga y Canarias.

En la Argentina estrenó Lo Frate ´Nnamurato de Pergolesi, Le Cantatrice Villane de Fioravanti, L’Aglio nell´Imbarazzo y Rita de Donizetti, Crispino e la Comare, de Ricci, Il Crescendo de Cherubini e I Masnadieri de Verdi, junto a los estrenos mundiales de Medea, de Guidi Drei y de Pedro Malasartes, de Camargo Guarnieri. Condecorado por la República Italiana como Cavalliere dell´Ordine al Merito, premiado por la Asociación Verdiana de la Argentina,  poseedor del Diploma de Honor de los premios Konex, por la música Clásica y distinguido como personalidad destacada de la cultura internacional. En 2014 lo declararon Socio de Honor de la Asociación Cultural Pozorrubio de Santiago, España. Además tiene un premio que lleva su nombre en su pueblo natal.

Tuve el placer de conocerlo personalmente en Buenos Aires por el 2013, cuando le hicimos un homenaje por su gran trayectoria. Las vivencias, las anécdotas, su forma de pensar, de hablar (incluso actuar), las fotos, los videos, y el afecto personal de tanta gente que ha trabajado con él dan cuenta del enorme talento y pasión que tiene por la ópera. Constantino es una persona sincera, profunda, interesante y muy preparada. Posee un vasto conocimiento sobre la ópera, ha recorrido el mundo con sus puestas y conserva una memoria impecable, capaz de recordar los elencos completos de obras estrenadas 3 o 4 décadas atrás.

Fue profesor del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón, del Conservatorio Reina Sofía y dictó técnica teatral para cantantes en Logrosán (Extremadura). Participó del Festival Due Mondi donde conoció al M° Gian Carlo Menotti, trabajó con cientos de cantantes, entre los que se destacan: Tota de Igarzábal, Raina Kabaivanska, Ghena Dimitrova, Sumi Jo, Luis Lima, Luciano Pavarotti, Alfredo Kraus y Plácido Domingo, entre otros. Desde hace algunos años trabaja en la Compañía Ópera Siglo XXI en Madrid, donde sigue realizando puestas con sus jóvenes 91 años.

En su paso por la Argentina, compartimos un típico café porteño y hablamos sobre su extensa y prolífica carrera. Parte de ese encuentro es el que se puede apreciar a continuación.

¿Cómo ve la ópera hoy en día?

Muy positiva. Es un organismo vivo, al menos en España. En el Teatro Colón, mi segunda casa, hacíamos clases para los colegios, venían los chicos y los directores (musicales y escénicos) les explicábamos el mundo de la ópera desde adentro con representaciones en vivo. Además tenían un abono económico que les permitía acceder con facilidad a las funciones de ópera, ballet o conciertos en el mismo teatro. En España hay un gran renacer de los compositores clásicos que todavía tienen vigencia y dan trabajo a tantos artistas. Uno piensa que se acabaron los cantantes como Pavarotti o Kraus, pero creo que en pocos años habrá muchos apellidos para recordar.

¿Qué diferencias encuentra entre el público español y el argentino?

En el Colón recuerdo ver grandes colas antes de cada función y también hay un numeroso público de zarzuelas. Cuando llegué a España había unos 5 teatros líricos, hoy en día hay más de 15 y es algo que va in crescendo. Kraus decía que el mejor teatro del mundo era el Colón y pedía perdón a los españoles porque uno de los mejores públicos también era el público argentino.

¿Cómo fue la experiencia de trabajar con los mejores cantantes líricos de esta época?

Nunca pensé que este cordobés en su paso por las escuelas de Roma iba a dirigir a las grandes figuras de la lírica. No vale la pena decir quiénes son ellos porque ya todos los conocen. Haber trabajado con ellos es la alegría de saber que uno no se equivocó de profesión, que ese camino era el que me hizo y me hace feliz.

¿Qué es lo que más le atrae de hacer ópera?

Es mi vida. Tengo 91 años, tengo salud y soy feliz. Un sobrino me preguntó hasta cuándo pensaba seguir haciendo ópera, y le respondí que van a tener que sacarme del escenario porque pienso seguir haciéndolo.

Mostrando 5 Comentarios
Deja tu comentario
  1. Romina dice:

    Cuán motivador es conocer de un ser con tanta pasión!
    Por mucha más música para Constantino!
    Hermosa nota!
    Gracias y saludos!!!
    Romina

    • Romolo ARCHI dice:

      Sono un vecchio amico di Constantino. Come posso comunicare con lui? Quanti ricordi comuni a Roma ,conservatorio santa Cecilia e Accademia Silvio D\’Amico, con Orazio Costa. Grazie per l\’indirizzo oppure dite a lui, grande amico, di scrivermi. Romolo Archi

  2. Alicia dice:

    Yo trabaje con el aquí en Madrid, es todo un caballero. Muy buena nota!

  3. Darío dice:

    Venga la opera tío!!!

  4. Angela dice:

    El rescate de la memoria, el regresar por el camino de aquellos que dejaron huellas en el alma de los hombres es siempre un buen camino.
    Estas breves conversaciones entre entrevistador y entrevistado, nos permiten permanecer.

Dejar un comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>