La Quinta de Mahler Beckmesser Revista El arte de la fuga
Publicado el: Lun, 26 Sep, 2016

El comienzo de Fritz Wunderlich

Compartir
Etiquetas

swr-19026cd

BLAS MATAMORO /

         La obra del tenor alemán Fritz Wunderlich (1930-1966) va ingresando lentamente en la leyenda. No se trata de alguien mediático, alimento de la prensa rosa ni con una imagen pintoresca. Más aún: tuvo apenas once años de carrera y le bastaron para perfilarse como el gran tenor de su generación. Afortunadamente, dejó una extensa discografía que abarca todos sus géneros, desde la opereta a la canción de cámara, pasando por la ópera, la música sacra y las intervenciones de la voz en lo sinfónico.

Este compacto nos permite ir hasta los comienzos de su trayectoria, en 1955, cuando apenas había asumido pequeños roles en el teatro de su ciudad, Stuttgart. Participó en el Oratorio de Navidad de Bach. Se le oye en plenitud, con su voz pulposa, de nobilísimo timbre, homogénea de registros, de suaves pasajes, flexible en los volúmenes y dotada de un encanto glamuroso que algunos colegas – concretamente Christa Ludwig – consideraron sexy.

Los demás registros de esta entrega llegan hasta 1959 y abarcan al Händel de El Mesías y diversas obras sobre textos piadoso de Schütz, Buxtehude y Telemann. Piezas más que interesantes, menos que frecuentes y que prueban cómo, lograda ya la estelar popularidad, Wunderlich siguió abordando un repertorio exigente y riguroso, donde poner a prueba la incontable variedad de sus matices expresivos, su infatigable musicalidad y una dicción recortada y plena de intención. Lo dicho: los comienzos de la leyenda del gran tenor para siempre joven en la segunda mitad del siglo XX.

[SWR 19026 CD]

Dejar un comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>