La Quinta de Mahler Beckmesser Revista El arte de la fuga
Publicado el: Mar, 7 Mar, 2017

Entrevista a Viviane Hagner

Compartir
Etiquetas

BLANCA GUTIÉRREZ / La Filarmónica Sociedad de Conciertos presenta el próximo 9 de marzo en la sala sinfónica del Auditorio Nacional el concierto de la violinista alemana Viviane Hagner y su hermana, la pianista Nicole Hagner, con tres sonatas de Beethoven: la Sonata núm. 3, la Sonata Primavera y la Sonata a Kreutzer

Desde su debut internacional con solo 12 años y su participación un año más tarde en el legendario “Joint Concert” de las Filarmónicas de Israel y Berlín (dirigidas por Zubin Mehta en Tel Aviv), Viviane Hagner ha adquirido profundidad y madurez en su forma de actuar en el escenario recibiendo excepcionales elogios por su musicalidad y maestría.

Hagner ha actuado con las mejores orquestas del mundo incluyendo la Filarmónica de Berlín, Boston Symphony Orchestra, Chicago Symphony Orchestra, Filarmónica de Múnich, Filarmónica de Nueva York y Philharmonia Orchestra, junto a directores como Abbado, Ashkenazy, Barenboim, Eschenbach y Salonen. Comprometida con la música de cámara, Viviane ha actuado en distintas salas de todo el mundo.

Amablemente, ha respondido algunas preguntas, antes de esta cita con el público madrileño.

ADF: Toca regularmente con las mejores orquestas y directores del momento. ¿Qué prefiere, un director con personalidad que la lleve a su terreno, o alguien que se amolde a lo que usted quiere decir con su violín?

VH: En un mundo ideal, el director y mis ideas ya estarán en la misma línea, por supuesto. Soy feliz si colaboro con un director con el que comparto sus ideas y quizá algunas nuevas. Lo que encuentro casi imposible es llegar a “compromisos”: hacer la mitad de la idea de un director y la mitad de la mía… Eso casi seguro no funciona. Afortunadamente, muy pocas veces he estado en una situación en la que haya sentido que tuviera que trabajar con la idea de un director contra mi propia convicción.

ADF: ¿Qué le aporta la música de vanguardia, de compositores vivos, incluso estrenos, para que sea una constante en su quehacer concertístico?

VH: Me parece necesario y muy interesante saber lo que se está escribiendo hoy en día. ¿No es también muy emocionante para el intérprete poder intercambiar preguntas, observaciones y comentarios con el compositor? Algo que deseé hacer tantas veces con compositores como Bach o Beethoven…

ADF: ¿Nos puede explicar su relación con estos compositores vivos, les pide ayuda para interpretar sus obras, una guía o sugerencia sobre cómo tocar sus obras?

VH: Por supuesto, trato de hacerlo siempre que sea posible. No hay dos compositores iguales, claro. Uno tendrá ideas absolutamente detalladas y exactas sobre su pieza, mientras que otro compositor será mucho más abierto al toque personal de cada intérprete.

ADF: ¿Nos puede contar en qué consiste el proyecto ‘Rhapsody in School’, y cuál es su papel en él?

VH: ‘Rhapsody in School’ comenzó con el pianista alemán Lars Vogt. Su idea es intentar hablar de música clásica a escolares en la familiaridad del aula. Y los músicos somos felices visitando escuelas y contando a los niños (desde el jardín de infancia a los 18 años) lo que hacemos como músicos. Es notable ver cómo, de qué maneras tan diferentes, pueden reaccionar a distintas obras de música ¡Puedes estar segura de obtener una reacción auténtica del 100% de los niños!

No me hago ilusiones, por supuesto, visitar una clase no significa que estos niños vayan a elegir un instrumento por sí mismos, pero al menos les ofrece una posibilidad de escucharlo, y ver tantos rostros encantados al final de una “lección escolar” me da también alguna esperanza de que a estos jóvenes les guste escuchar música clásica más tarde.

ADF: Toca regularmente con otros músicos de gran nivel en diversas formaciones de cámara, pero no tiene ningún grupo definido con nombre propio. ¿No quiere encasillarse ni atarse a nadie?

VH: Cualquier conjunto estable necesita una cantidad grande de dedicación y una asombrosa gestión del tiempo y muchas habilidades de organización. Realmente admiro esto, sobre todo en los cuartetos de cuerda, por supuesto. Adoro el repertorio y siempre estoy agradecida por la oportunidad de llegar a tocar con algunos de estos músicos.

ADF: Hemos leído en Internet sobre un festival en Polonia en el que está involucrada ¿De qué se trata, qué objetivos tiene?

VH: En 2015, Matthias von Hülsen y yo comenzamos un nuevo Festival en Polonia llamado “Krzyzowa Music”.Se trata de una academia / taller de música de cámara en la que una serie de artistas profesionales “seniors” trabajan e interpretan música junto con excelentes músicos jóvenes seleccionados “juniors”. Creo que el ambiente del lugar, Krzyzowa, es ideal para un fructífero intercambio musical entre unos y otros, todos se benefician. Krzyzowa es también un lugar muy significativo, ya que fue el origen de un importante movimiento de resistencia contra el régimen nazi en 1940, y más adelante recibió la masa de reconsolidación polaco-alemana en los años 90.Además de la música, siempre tenemos un tema histórico durante nuestro Festival ligado a la música y al lugar, al que todos los músicos están invitados y en el que esperamos que participen. Es Importante y significativo como parte de la experiencia de Krzyzowa Music para todos los asistentes. ADF: ¿Es la enseñanza un elemento vocacional en su vida?

VH: Cada vez más y más; me parece muy importante compartir mi experiencia y conocimientos con la próxima generación de músicos.

ADF: ¿Podría afirmar que su hermana es su pareja ideal musicalmente hablando?

VH: Hemos crecido tocando música juntos, por lo que es muy natural seguir actuando juntas. Porque nos conocemos tan bien, hay una gran cantidad de confianza entre nosotras en el escenario, lo que nos permite una gran libertad artística, creo.

ADF: Tres obras de Beethoven en el mismo concierto. Supongo que busca la coherencia, pero ¿no teme un empacho, una sobredosis de música maravillosa?

VH: ¡Es de hecho la primera vez que mi hermana y yo tocamos un recital solamente con Sonatas de Beethoven! Definitivamente es un gran desafío, y creo que las tres sonatas son tan diversas en carácter, y escritas en diferentes etapas de la vida de Beethoven, que mostrar la gama de escritos de Beethoven para violín y piano será muy emocionante.

ADF: ¿Que significa la Kreutzer para un violinista?

VH: ¡Es un hito en el repertorio de cualquier violinista! Tanto el primer como el segundo movimiento se abren a un cosmos propio. Con la Sonata a Kreutzer, Beethoven va más allá en la técnica y la línea de expresión del violín. Cada vez que toco la Sonata a Kreutzer, es una experiencia muy fuerte física y emocionalmente.

ADF: ¿Que no le hemos preguntado que querría contestar?

VH: ¡Con ganas de venir a Madrid!

Dejar un comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>