La Quinta de Mahler Beckmesser Revista El arte de la fuga
Publicado el: Mie, 3 May, 2017

Jonas deslumbra en Italia

Compartir
Etiquetas

FERNANDO FRAGA / No es de extrañar que un bávaro elija Italia para sus vacaciones veraniegas. Están las playas adriáticas a un tiro de piedra de su región alemana y el sol y la calidez de sus habitantes es un poderoso atractivo para emprender el viaje y duplicar la estancia.
De niño Jonas Kaufmann veraneaba en las localidades sureñas y, de mayor, siendo uno de los tenores más admirados de su época, no es de extrañar que dedique a esta tierra mediterránea, los encantos de su arte canoro. Repertorio italiano tiene bastante para llevar a cabo el homenaje; primero, el operístico; ahora, el popular en un amplio recorrido temporal y estético.
Un atractivo documental recuerda esa doble relación del cantante con la tierra y la música italianas, My Italy, que la pantalla del Palacio de la Prensa tuvo la gracia de ofrecer al público madrileño el pasado mes de abril que podría denominase “el de Kaufmann”. Porque dias antes el cantante muniqués fue también en el mismo recinto un soberbio Cavaradossi de la Tosca pucciniana. Una estrella del canto convertida en una estrella de las pantallas.
Con la orquesta Sinfónica Nacional de la RAI y la dirección de su habitual acompañante concertístico, Jochen Rieder, Kaufmann desgranó una serie de canciones desde clásicas napolitanas (Torna a Surriento) o no tanto (Mattinata de Leoncavallo, Musica proibita de Gastaldon) hasta otras más modernas compuestas por Modugno, Lucio Dalla o Nino Rota. Con Caruso, del segundo compositor, Kaufmann logró superar otras lecturas previas mucho más difundidas.
Si es extraordinaria la forma en que Kaufmann emite la voz, la regula, la expande o la reduce, la extiende desde al oscuro grave al suntuoso agudo, fluyendo por todo su registro sin ningún esfuerzo ni tensión, no es menor la admirable manera en que da a cada tema y luego transmite en cada canción su propio y justo significado.
Todas estas canciones interpretadas fueron un prodigio de exhibición de cualidades y de sensibilidad. Formaban parte de un recital ofrecido en el bonito teatro Carignano de Turín (4 de julio de 2016), actuación intercalada en medio del citado documental muy bien realizado por Andy Sommer, bajo el título perfectamente elegido de Dolce vita.
El público turinés enloqueció con el arte del cantante, incluida la novelista Donna Leon, que desde un palco de proscenio siguió atenta y tranquila toda la velada, dejando de lado para la ocasión su conocida afición por la música barroca.
La sesión cinematográfica disfrutada a través de la pantalla del Palacio de la Prensa contó con un complemento inesperado: otra actuación del cantante esta vez desde la Scala milanesa y con un programa íntegramente dedicado a Puccini (salvo dos canciones de Refice y de Curtis entre las propinas). Recital que contó para su captación cinematográfica con el realizador Brian Large, un profesional a la altura del intérprete. Nada menos…
No faltó, claro está, en esa noche pucciniana el Nessun dorma de Calaf, generosísimo de entrega dentro de su variadísima forma de expresarlo, ni el llamado “Adiós a la vida” de Cavaradossi interpretado con la melancólico intimismo correspondiente al momento hasta la desesperada explosión final. Pero ante estas dos exhibiciones de un artista original e intenso, en diferenciados contrastes de concepto y expresión, no desmerecieron las dos arias de Des Grieux también en programa ni la más popular de las dos páginas solistas de Ramirez-Johnson, la resignada Ch’ella mi creda libero e lontano.
Pero cuando parecía haberlo dicho ya todo el intérprete, he ahí que atacó el Recondita armonia de Cavaradossi, de tal manera delineada como para demostrar que es imposible extraerle mayores matices que los hallados por Kaufmann. Sonó, en realidad, como escuchada por primera vez, pese a conocerse multitud de versiones de esta página en boca de los mayores intérpretes del papel desde Enrico Caruso a Roberto Alagna.
Kaufmann, además, cuenta con un charme y un carisma que complementa, enriquece, potencia, el talento del tenor. Lo tiene todo. Y en esas dos noches el artista se encontraba en plenitud de posibilidades.

Dejar un comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>