La Quinta de Mahler Beckmesser Revista El arte de la fuga
Publicado el: Jue, 16 Feb, 2017

Todo Granados cancioneril

Compartir
Etiquetas

BLAS MATAMORO / Aunque por excelencia Enrique Granados sea considerado un músico para piano, hurgando en su catálogo se puede comprobar que se adentró en el género sinfónico, el conjunto de cámara y, muy especialmente, en la voz. Títulos de óperas y zarzuelas lo prueban y, última en figurar pero no menor, la canción de cámara. Un manojo de sus canciones insisten en los programas pero esta integral nos pone en contacto con 40 piezas que se distribuyen por toda su carrera de compositor.

La principal eficacia de esta entrega consiste, precisamente, en mostrar la variedad estética del maestro catalán, siempre dentro de un reconocible perfil y en el camino de perfección hacia una personalidad. Hay, en efecto, un Granados sutilmente tardorromántico que frecuenta una estética de salón, de melodía sencilla y directa, siempre con un fugaz toque castizo y de un elegante sentimentalismo. Luego está el más favorecido por las cantantes de cámara, el de las Tonadillas en estilo antiguo, con su población de majas y chisperos y su evocación del entremés dieciochesco, género en que Granados explora un amplio espacio emocional, desde la queja amorosa, el más patético duelo y el desenfado más travieso hasta una bosquejada viñeta costumbrista. En cuanto a las Canciones amatorias, que hacen cantar a Góngora, a Lope y a esa ubicuo y escapadizo Autor Anónimo, si bien se valen del inevitable ingrediente que les da nombre, cabe señalar que se sitúan en un casticismo más amplio, que no se ciñe al Madrid del Setecientos.

Al repertorio español con letras en castellano – a veces tomadas de los nombres cimeros del siglo áureo, otras de firmas menos memorables – se suman las canciones en catalán que se apoyan en otra memoria folclórica, la estrófica anónima de origen y temáticas campesinos, lo que exige un tratamiento diferencial respecto al bloque anterior.

Completando el examen de su versatilidad hay que señalar un par de piezas que trabajan sobre un texto italiano y otro francés. El primero es un soneto de La vita nuova de Dante y en él Granados cambia de registro y se vuelve reflexivo y grave, como cuadra a una declaración de amor dantiana. Por el contrario, Mignon, de letrista ignorado o acaso el mismo compositor, es ligera, chispeante e ineludiblemente francesa.

Del Granados cancioneril se puede afirmar lo mismo que de Schumann o Liszt en  comparable formato. Fueron, sobre todo, compositores para piano que sobrepusieron la voz al instrumento como una suerte de invitado de honor por el dueño de casa. El auténtico labrado que se oye constantemente, cante o calle la voz, lo comprueba. De la multitud de efectos que se obtienen del teclado granadiano, desde el punteado de la guitarra hasta la cascada de gran concierto, el tenue latido de un clave y el marcial empaque del piano propiamente dicho, todo se puede y se debe escuchar.

Por eso, el auténtico protagonista de estos compactos, como no podía ser menos, es el pianista. Y bien digo: pianista y no mero acompañante o correpetidor. Es reconocida la maestría que en la materia posee y expone siempre que cuadra Rubén Fernández Aguirre, quien halla en Granados un proscenio muy especial para su arte. Hay que oír su canto, gozar de su tímbrica cálida y exquisita, la cristalina claridad de sus lecturas y la variedad de perfiles y caracteres, como prueba de lo dicho. Además, ha liderado la homogeneidad de estilo de sus tres compañeros vocales, de modo que esta integral fuera de subida calidad profesional pero también un ejercicio de coherencia.

Carol García tiene los medios ideales para las partes más graves del conjunto: voz corpórea de pulpa y pastosidad, esmalte cálido, riqueza de registros y sanidad completa en la emisión. Las piezas más líricas requieren a una soprano como Elena de la Merced, de comparable nivel aunque le convendría no descubrir algún que otro agudo. David Menéndez asume los textos en que el personaje que canta es un varón, solución muy adecuada pero que no siempre se tiene en cuenta. Lo hace con sólida presencia vocal y una útil experiencia expresiva en la escena lírica.

En síntesis: un cuarteto calificado, laborioso y responsable en una empresa que merecía ser exhaustiva como la presente.

 

2 CD IBS 122016

Dejar un comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>