La Quinta de Mahler Beckmesser Revista El arte de la fuga
Publicado el: Jue, 20 Oct, 2016

Una nueva era con la misma calidad de siempre

Compartir
Etiquetas

gcd-921123

BREOGÁN FERNÁNDEZ / Estamos ante el primer disco de la era post-Brüggen que saca al mercado la que fuera su orquesta, la Orquesta del Siglo XVIII. Y lo hace dedicando el álbum a la obra para oboe de Mozart: su concierto para el instrumento, dos obras de cámara y el aria “Vorrei spiegarvi, oh Dio!” en la que el citado instrumento tiene un importante diálogo con la soprano. Para ello, han contado con el oboísta Frank de Bruine, la soprano Lenneke Ruiten, todo ello bajo la dirección del norirlandés Kenneth Montgomery.

Durante mucho tiempo se dudó de la autenticidad del concierto para oboe, creyendo que se trataba de la adaptación del conocido Concierto para flauta y orquesta en Re Mayor KV 314. Pero el descubrimiento en Salzburgo de las partituras originales en 1920 demostró que realmente el concierto para oboe era la versión original del de flauta. De hecho, el concierto había sido escrito para Giuseppe Ferlendis, oboísta de la orquesta de la corte del arzobispo de Salzburgo, donde también tocaban Wolfgang Amadeus y su padre. Cuando Mozart lo llevó a Mannheim y se lo mostró a Friedrich Ramm (oboísta de la orquesta del Elector Carl Theodor, grupo famoso en toda Europa), éste se quedó fascinado y lo incluyó en su repertorio.

Para este oboísta escribió Mozart en 1781 su Cuarteto para oboe, violín, viola y violonchelo en Fa Mayor KV 370. Dividido en tres movimientos, es una obra de fácil escucha, con mucho encanto, así como el Divertimento para dos violines, viola, contrabajo, oboe y dos trompas en Re Mayor KV251, escrito para la festividad de Santa Ana (el nombre de su hermana, Nannerl).

Por último tenemos la archifamosa “Vorrei spiegarvi, oh Dio!” KV 418 que compuso para Aloysia Weber, hermana de su esposa, Constanza, en 1783. Por la escritura, Aloysia debía tener un rango vocal enorme y una gran técnica.

La versión que nos ofrece la Orquesta del Siglo XVIII es excepcional como no podría ser de otra forma. Se nota que la formación lleva mucho tiempo en funcionamiento y que los músicos se conocen a la perfección. Todo está perfectamente sincronizado, empastado y equilibrado. Realmente creo que podemos decir que es una de las pocas orquestas de instrumentos de época que se podría equiparar al nivel de las grandes orquestas sinfónicas mundiales.

Frank de Bruine es un gran oboísta, con un sonido redondo y limpio, una gran musicalidad, aunque echamos de menos un poco más de audacia y llevar más al extremo ciertas ideas musicales que se quedan un poco tibias. Algo así pasa en las obras de cámara, aunque hay que remarcar el excelente trabajo de conjunto y el equilibrio entre los instrumentos.

En cuanto al aria que cierra el disco, no voy a repetir lo que he dicho en cuanto a la parte instrumental. La que no acaba de convencer del todo es la soprano con la que se ha contado para la ocasión. Ciertos problemas en la emisión de los agudos y la interpretación algo fría no hacen de su versión la mejor de las existentes en el mercado (y hay muchas).

Con todo, estamos ante un gran comienzo para la nueva etapa de la formación holandesa que esperemos que nos siga regalando el oído con registros de tan gran calidad como a los que nos tiene acostumbrados.

GCD 921123

 

Dejar un comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>