La Quinta de Mahler Beckmesser Revista El arte de la fuga

Una reedición imprescindible

Compartir
Etiquetas

IMANOL TEMPRANO LECUONA / El sello Glossa reedita la versión del Orfeo de Monteverdi que grabara Claudio Cavina al frente de La Venexiana en el año 2006. Tras su referencial ciclo de los 9 libros de madrigales monteverdianos, Cavina y su grupo iniciaron con este registro su aportación a la discografía de las tres óperas conservadas del compositor cremonés.

Más allá del debate sobre si es o no la primera ópera de la historia -este estatuto se suele adjudicar a La Dafne y LEuridice, obras  concebidas y estrenadas en 1598 y 1600 en el  círculo florentino patrocinado por el noble Jacopo Corsi, con texto de Ottavio Rinuccini y música en su mayor parte de Jacopo Peri-, pero  lo que ha hecho verdaderamente excepcional L’Orfeo es su capacidad para conectar con las audiencias modernas.  Mientras las obras de Peri han quedado como testimonios “arqueológicos” –a lo que sin duda ha contribuido en el primer caso su estado de conservación fragmentario- la favola in musica de Monteverdi, quizás debido a su mayor sentido dramático, sigue siendo una pieza viva que se programa y graba con frecuencia. Y esto a pesar de ser una obra muy imbricada en su tiempo y en las circunstancias en que fue concebida, sin tener en principio ninguna vocación de perdurar.

Estrenada en la Mantua de los Gonzaga en 1607 y compuesta sobre un libreto que exaltaba el poder de la música a partir del mito clásico de Orfeo escrito por el secretario de la corte Alessandro Strigio, lo que convertía en singular la obra de Monteverdi  –como las de Peri- era que en las representaciones el texto se cantaba de principio a fin de la pieza., al contrario que en las pastorales o en los intermedi de la época, donde algunos pasajes eran declamados.

Comparando esta con la mayor parte de las versiones previas, el Orfeo de La Venexiana llama laa tención por sus tempi más morosos y por su austeridad en los aspectos vocal e instrumental. El canto es menos ornamentado, haciendo valer el principio de que la música se debe poner al servicio del texto, idea que a principios del siglo XVII formaba parte del debate artístico como reacción a los “excesos” en que había caído la polifonía renacentista. Igualmente se evitan los vicios virtuosísticos de algunas interpretaciones modernas carentes de sentido y fuera de lugar. En cuanto al acompañamiento instrumental, para ciertas partes se prescinde de algunos de ellos que se han venido empleando con asiduidad, como las flautas en la célebre tocatta inicial, mientras que se hace un uso de la percusión más restringido del habitual. En cualquier caso, las distintas elecciones interpretativas quedan debidamente justificadas en las notas que acompañan a la grabación y no son fruto de decisiones arbitrarias, como no podía ser de otra manera tratándose de uno de los grupos que ha interpretado con mayor continuidad la música de Monteverdi en las dos últimas décadas.

El elenco de cantantes está encabezado por el tenor Mirko Guadagnini, que encarna un Orfeo muy convincente, con una vocalidad que se nos antoja muy adecuada y un estilo contenido y elegante. Del resto del reparto destacan Emanuela Galli como La Música y Euridice y las breves intervenciones de Marina de Liso (Messagiera), Josè Maria Lo Monaco (Speranza) y Salvo Vitale (Caronte).

La contribución de Cavina, originalmente publicada cuando se cumplía el cuarto centenario del estreno de la ópera, ha quedado como un hito en la discografía de esta obra esencial. Gracias a esta reedición su rigor y su innegable calidad interpretativa vuelven a estar al alcance de quienes no se hicieron en su momento con ella.

GCD 920941

Dejar un comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>