La Quinta de Mahler Beckmesser Revista El arte de la fuga
Publicado el: Mar, 21 Mar, 2017

Ventajas de la capilla

Compartir
Etiquetas

BLAS MATAMORO / Hay un rico repertorio de cámara que difícilmente cabe en los conciertos corrientes, por la mezcla de instrumentos que exige y que normalmente no coincide con las combinaciones habituales. El CD cumple, en esta materia, una función decisiva, porque permite asomarse a los aficionados a una serie de obras valiosas que el hábito mantiene en silencio. Es el caso de las capillas, que pueden ofrecer diversos formatos de aquel espacio musical y que nos informan de su valioso contenido.

Este menú es un excelente ejemplo de lo dicho pues hace funcionar una capella de vientos con la oportuna intervención del piano. Para la ocasión ha reunido una serie de títulos de estética similar, la que se dio en la época de la primera posguerra, cuando coincidieron las innovaciones armónicas del señero Stravinski con las propuestas de una vuelta al clasicismo y la exigencia de una nueva objetividad. Así se juntaron los hallazgos de la vanguardia con las sugestiones de las músicas de barracón y de las bandas callejeras, sin olvidar los aires populares y los ecos de los siglos arcaicos y cortesanos.

Francis Poulenc fue el campeón de estas composiciones y aquí aparece en su estupendo sexteto para piano y vientos, donde juegan los refinamientos armónicos con una sentimentalidad decadente y ramalazos de lo que él mismo denominaba su côté mauvais garçon (gamberro, atorrante) en una jocunda síntesis rica en colorido instrumental. La sonata para flauta y clarinete de Jolivet, dúo más que infrecuente, es un apretado homenaje a la herencia stravinskiana, con un uso exquisito de las disonancias. El divertimento para cuarteto de maderas de Bal y Gay se inscribe en la misma tendencia y es un justo recuerdo a este músico español empujado al destierro por la guerra civil y que merece menciones más intermitentes. Por fin Milhaud en su breve suite La chimenea del rey René despliega unas deliciosas viñetas arcaizantes en clave moderna, muy al caso de lo dicho y de ese enclave de la música del siglo XX que supo apretar con habilidad lo antiguo y lo actual.

Los integrantes del Airas Ensemble, compuesto de maderas, trompa y piano, es decir toda una cumplida capella de cámara, llenan a la perfección las exigencias del menú. Tienen un sonido de conjunto rico y disciplinado, excelentes momentos de intervenciones solistas y una compacta compenetración con el repertorio sabiamente escogido.

Columna Música ICM 0359

Dejar un comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>